jueves, 6 de diciembre de 2012

Pídeme lo que quieras

Hola a todos. Hoy os traigo una reseña bien calentita, no solo por el tema que trata sino porque acabo de terminarla. Se trata de Pídeme lo que quieras, de Megan Maxwell y publicado por Esencia.

SINOPSIS: Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato. Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes... Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.
Pídeme lo que quieras es una novela que no me terminaba de llamar en un principio, más que nada porque hay ciertas expresiones que utiliza la protagonista, cuando está narrando, que no me terminaban de convencer. He tenido sentimientos encontrados con ella durante las primeras 40 páginas, pero si algo le debo agradecer a la autora es que ha creado a una protagonista, además de graciosa, con mucho carácter. Superadas estas primeras páginas me he sumergido en esta historia que me ha conmovido.

Jud es una secretaria eficiente que tiene un encuentro fortuito en el ascensor de la empresa con Eric Zimmerman, su guapo jefe. A partir de aquí Eric tiene muy claro que desea a esa secretaria que tanto morbo le da. Jud es decidida, es clara y sobre todo es alocada, algo a lo que no está acostumbrado este empresario alemán. Los encuentros entre ambos se suceden y se palpa que entre ellos hay química, física y toda una serie de acercamientos, a cada cual más caliente. Eric le enseña un tipo de sexo que jamás hubiera imaginado Jud, pero pese a sus primeras reticencias, cada vez se siente más atraída por este tipo de relaciones.

Como he comentado un poco más arriba, tenía dudas con esta novela. No tanto por el tipo de sexo que practica Eric (no tengo ningún problema en aceptarlas cuando son dos adultos que consienten, ni tampoco me escandalizo), sino que tenía mis dudas por las expresiones que utiliza alguna que otra vez Jud (sé que en esto soy un poco rara, y que a muchas lectoras les encanta esta espontaneidad, pero a mí me molesta encontrármelas en la narración, no así en los diálogos). Afortunadamente conforme avanza la trama esto se modera y he disfrutado mucho de esta historia.

Jud es una protagonista de armas tomar y que tiene muy claro lo que quiere… hasta que se topa con Eric. Y es que Eric es la horma de su zapato, aunque tanto monta como monta tanto. Ambos están hechos el uno para el otro.

Y qué decir de Eric… El señor Zimmerman es un alemán que solo teme hablar de sus sentimientos, pero le abre un mundo de sensaciones a Jud. Me ha gustado especialmente la ternura con la que trataba a Jud.

Con respecto a los secundarios tengo que decir que me hubiera gustado saber algo más de Miguel. Sin embargo Fernando me daba pena porque no era correspondido como hubiera deseado. Eso sí, la última escena entre Jud y la jefa me ha encantado.

Si bien en un principio me pareció que era una historia que no me resultaba del todo original, en cuanto Eric le muestra cuáles son sus gustos sexuales, advertí que esta novela tenía un punto que la alejaba de la famosa trilogía 50 sombras de Grey. Puedo decir con toda seguridad, que las escenas de sexo me han gustado mucho más que las de las que me he encontré con Ana y Christian, sin menospreciar en absoluto las de esta trilogía, que también me gustaron bastante.

Y es que la autora va un paso más allá y le da ese morbo que los lectores queremos leer en este tipo de novelas. En este sentido solo puedo hacer una ola por Megan y aplaudir su valentía por escribir este tipo de escenas. Desde aquí advierto que es un tipo de sexo que puede escandalizar y no gusta a todo el mundo, aunque la autora lo hace de una manera muy respetuosa.

Me gustaría comentar también, que aunque somos muchos quienes no compartimos este tipo de sexo, esto no implica que no me haya sumergido en esta historia y que no haya sufrido con el tira y afloja continuo de Jud y de Eric.

En fin, poco más me queda por decir de esta primera novela de una saga que me ha encantado. 


24 comentarios:

  1. No he leído todavía ninguna novela erótica, pero si un día me decidiese escogería una de Megan.

    Gracias por la reseña.

    Besos alados

    Lu

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo en todo. A mí también me chirrió esas expresiones a la hora de narrar (no estoy acostumbrada a esa forma de narración), pero ha acabado gustándome.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sexo diferente .. un aleman voyeur con un fondo de timidez ... sera Eric un niño dolorido por algo....
      Ella se entrega sin contar, y el tiene todo de sobra.

      Eliminar
    2. Un sexo diferente .. un aleman voyeur con un fondo de timidez ... sera Eric un niño dolorido por algo....
      Ella se entrega sin contar, y el tiene todo de sobra.

      Eliminar
  3. Yo tenia miedo de leerla por lo de Grey, pero ahora que leo tu reseña, tengo.muchas más ganas de keerka y disfrutarla.

    ResponderEliminar
  4. Este libro si que quiero leerlo, los de Grey no sé por qué me echa para atrás, quizás será de tanto oír hablar de el.. soy rara..yo voy al contrario que el mundo xD

    Buena reseña guapa =)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. No sé porqué no me acaba de llamar... Gracias por la reseña, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  6. @Lucía hay novelas eróticas que están muy bien. Además de las escenas de cama hay también una historia que la respalda.

    ResponderEliminar
  7. @Aineric es que hay ciertas expresiones que no me gusta leerlas en una narración, lo siento, me saca de la lectura.

    ResponderEliminar
  8. @Alyss en un principio puede tener algo que ver con 50 sombras, pero después es totalmente diferente.

    ResponderEliminar
  9. @Jud Baltimore yo creo que te gustará. Si te ha gustado 50 sombras este te encantará, creo :)

    ResponderEliminar
  10. @Clara Cañero Lois entiendo que haya algunas novelas que no nos terminen de llamar. Un besito :)

    ResponderEliminar
  11. A mí no me gustó mucho el primer libro de Grey, pero por lo que cuentas, y algo que había leído antes, la obra de Megan tiene un toque distinto y sí que parece atrapante.

    Espero poder leerla pronto, gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Vya, vaya, vaya... Veo que debo adelantar mi lectura. Devuelvemeee mi libroooooo! Jjajajjajaj es broma, lo quiero leer, pero debo muchos también, no tardaré mucho en hacerlo. GENIAL RESEÑA GUAPAAA.

    ResponderEliminar
  13. Bien!!! Me gusta saber que te ha gustado a pesar de ciertas cosillas que no te van. Muchas gracias por la estupenda reseña. Un besazo!!!!!

    ResponderEliminar
  14. @Aglaia Callia tiene un toque distinto, pero en un principio recuerda un poco a esta trilogía.

    ResponderEliminar
  15. @Mr. Sandman sí, adelántala. A mí me ha gustado y quiero comentarla contigo jejeej

    ResponderEliminar
  16. @Megan Maxwell en realidad son algunas expresiones que no me van. Por lo demás me ha encanado.

    ResponderEliminar
  17. Las expressiones naratorias tambien me hacen salir de la lectura. Un aleman que busca y una Española que sabe lo que quiere.

    ResponderEliminar
  18. No me puedo creer Anabel que promociones/publicites este libro.

    Megan Maxwell HA CALCADO el libro. DE 50 SOMBRAS DE GREY. Sí cambias el nombre de Grey por Eric Zimmermann y el de Ana por Judith es casi lo mismo.

    ¿Diferencias?: No hay sado, ella (la prota) es un poco más espabilada y el tal Eric es un mequetrefe insoportable.

    Y como Megan es experta en DESDIBUJAR LAS PERSONALIDADES de los personajes hasta la caricatura: Los dos son celosos y posesivos (con lo que no entiendo lo de los tríos y las orgías) y el mequetrefe insoportable se convierte en una especie de baboso: ¿un AMO dulce y tierno? Y ella: ¿Una sumisa respondona?

    El desenlace no se explica, como todo lo demás. Hombre sí, se explica, se deja tan abierto como para que haya una segunda parte, una tercera y a saber… como el otro, el de Grey.

    Pero, ¿ponerle de título “Pídeme lo que quieras”? ha sido ya la guinda. No hay nada más denigrante para la mujer. Y que una editorial como Planeta o Esencia se presten a ello, la gota que ha colmado el vaso.

    En la portadita hay una flor monísima tono añil. A mi me pegaría más una chica con las bragas bajadas, atada (con cables y cuerdas) y gritando el título a los cien vientos.

    ¿Dónde han quedado los siglos de feminismo de las mujeres? ¿Los lustros de lucha para defender nuestros derechos y conseguir la igualdad? ¡Por favor, recobremos el juicio y busquemos de nuevo el norte perdido! La próxima (que la habrá, estoy segura) AL MENOS QUE PONGA DE SUMISO AL TÍO y a la mujer de AMA.

    Aunque yo ya, con esto, tiro la toalla, conmigo que no cuenten.

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que todo el mundo me habló muy bien de él, así que yo me he decidido a comprarlo en Casa del Libro, aprovechando un descuento del 5% que tienen publicado en memimo. Por si alguien más quiere aprovechar os dejo el enlace: http://bit.ly/cdlabril

    ResponderEliminar
  20. Me encantó este librito, lo empecé sin muchas expectativas y me sorprendió a ver si encuentro un huequito para continuar la trilogía!

    Besos =)

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido la entrada? Puedes dejarme tu opinión.

Avisa de los spoilers, por favor.

No se aceptan Url de ningún blog.